10 lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer durante el embarazo

¿Preocupado por lo que puede y no puede agregar a su rutina de ejercicios de embarazo? Estamos aquí para ayudar

El ejercicio durante el embarazo no solo es seguro, también se recomienda. Siempre que sepa los límites de su cuerpo y lo que no dañará a su bebé, es realmente beneficioso. Ayudará a su cuerpo a recuperar su forma anterior al bebé, se considera que es bueno para su bebé y puede facilitarle el trabajo de parto. Tome nota de lo que se debe y no se debe hacer para conocer la forma correcta de mantenerse en forma y saludable.

1. Busque consejo médico

Antes de inscribirse en cualquier clase o unirse a un gimnasio, consulte con su médico de cabecera qué tipos de ejercicios son seguros para usted. Si tiene complicaciones durante el embarazo o espera un parto múltiple, la cantidad recomendada y el tipo de ejercicio pueden diferir de los de otra persona. También dependerá de si estaba corriendo maratones o luchando para subir las escaleras antes del embarazo.

2. Adaptarse

Si pre-bebé te enorgulleciste de ser un poco atleta, entonces tal vez necesites ralentizar tu rutina ahora que estás embarazada. También es una buena idea adaptar su régimen a medida que progresa su embarazo. En el segundo y el tercer trimestre se recomienda que no haga ejercicios que lo involucren acostado sobre su espalda ya que el peso de su bebé puede restringir el flujo sanguíneo. "En el primer trimestre puede continuar con ejercicios de mayor impacto, como trotar y hacer aeróbicos, siempre que esto sea algo que ya estaba haciendo", dice la doctora Joanna Helcké, experta en acondicionamiento físico postnatal y de embarazo. 'Si eres nuevo para hacer ejercicio, mantente firme en caminar y nadar en lugar de adoptar nuevas formas de ejercicio'. En el segundo y tercer trimestre, se recomienda el ejercicio sin impacto. "Las clases de Power Walking, Aquanatal y embarazo especializado en Pilates son excelentes opciones", aconseja Joanna. "Tu equilibrio durante el tercer trimestre también será afectado y deberías ser consciente de esto cuando haces ejercicio, ¡así que no hay intentos de realizar actos de equilibrio!"

3. No contengas la respiración

A menudo, pose de mediados de yoga, puede darse cuenta de que ha estado conteniendo la respiración sin darse cuenta, lo cual no se recomienda cuando está embarazada. "Mantener la respiración al realizar ejercicios no es bueno para su bebé y ejerce presión sobre el piso pélvico", dice Joanna. Mientras hace ejercicio, adquiera el hábito de concentrarse en la respiración constante y profunda. Inhale para que su estómago suba y baje, no solo su pecho.

4. Fortalece tu núcleo

Es una buena idea endurecer su núcleo para ayudar a sostener su columna vertebral a medida que su bebé crece. Puede usar ejercicios de respiración profunda para hacer esto. También debe concentrarse en fortalecer suavemente el tórax, la espalda, los hombros y los bíceps; necesitará fuerza en estas áreas para recoger a su bebé cuando esté aquí. La verdadera formación de la momia.

5. No te acuestes sobre tu espalda

Si bien está bien hacer ejercicios boca arriba en la primera parte de su embarazo, una vez que llegue al punto de 16 semanas, es mejor evitarlo. El peso de su bebé después de este punto ejercerá presión sobre su columna vertebral y su vaso sanguíneo de vena cava que transporta oxígeno a su corazón. Siempre asegúrese de ir a clases de ejercicios dirigidas por un maestro calificado en aptitud postnatal.

6. Hidrate

Beba agua antes, durante y después del ejercicio. "El agua transporta nutrientes a través de la sangre hacia su bebé y también ayuda a prevenir algunos problemas comunes del embarazo, como hemorroides y estreñimiento, y ayuda a prevenir la deshidratación", dice Joanna. Sorbe en lugar de tragar y trate de beber un vaso de agua cada media hora durante el ejercicio y al menos un vaso antes y después.

7. Haz ejercicios en el suelo pélvico

Los ejercicios del piso pélvico son muy importantes durante el embarazo. Mantendrán toda su área pélvica fuerte y ayudarán a prevenir posibles problemas de incontinencia después de haber dado a luz. Además, es un esfuerzo mínimo. "Haz ejercicios rápidos y lentos en el suelo pélvico todos los días, al menos tres veces al día ... ¡para siempre!", Aconseja Joanna.

8. No hagas deportes de alto impacto

Si bien se recomienda un buen nivel de condición física durante el embarazo, hay algunos deportes que deben evitarse. Los deportes de contacto como kickboxing, judo y squash deben omitirse hasta que llegue su bebé para evitar el riesgo de ser golpeado, como deberían hacerlo los ejercicios donde pueda caerse, como montar a caballo. En cambio, manténgase en entrenamientos más suaves como trotar o caminar a la fuerza o inscríbase en algunas clases de acondicionamiento físico para el embarazo administradas por profesionales.

9. No exagere

Si se siente cansado y con exceso de trabajo, reduzca la cantidad de tiempo que hace ejercicio todos los días y cambie a ejercicios de bajo impacto como caminar, hacer yoga y nadar. "A medida que creces te sientes más sin aliento, nunca te fuerces a trabajar en este sentimiento", dice Joanna. Una buena regla es asegurarse de que aún pueda hablar mientras hace ejercicio.

10. ¡Ahorre un poco de energía para el gran día en sí!

Necesitará mucha energía para el parto, por lo tanto, durante las últimas semanas de su embarazo, es posible que desee reducir la cantidad de tiempo que pasa haciendo ejercicio y la cantidad de tiempo que está descansando.Pero intente y mantenga (suavemente) esos ejercicios del piso pélvico. ¿Cuáles son sus mejores consejos de acondicionamiento físico para el embarazo? Háganos saber a continuación.

Editor Y El Autor.

Comparte Con Tus Amigos
Artículo Anterior
Artículo Siguiente

Deja Tu Comentario